Cómo afecta el aumento de peso en la calidad del descanso de las embarazadas

Jul 5, 2021 | TE INFORMAMOS | 0 Comentarios

Para muchas mujeres embarazadas dormir puede convertirse en una tarea incómoda y difícil de conseguir durante las diferentes etapas del embarazo. Y es que los cambios hormonales, el aumento de peso, la emoción y la ansiedad por ser madre primeriza pueden desencadenar en una serie de problemas para descansar bien cada noche.

A continuación hablamos sobre los problemas más comunes que implica el aumento de peso durante el embarazo en la calidad del sueño y compartimos algunos consejos sobre cómo dormir mejor durante el embarazo.

¿Cómo afecta el aumento de peso en la calidad del descanso de las embarazadas?

Existen algunos trastornos del sueño frecuentes que pueden aparecer durante los meses embarazo. Te explicamos algunos de ellos:

El aumento de peso sumado a una congestión nasal puede provocar que algunas mujeres empiecen a roncar por las noches durante el embarazo. En este sentido, algunas mujeres pueden desarrollar apnea obstructiva del sueño (AOS), una condición del sueño caracterizada por ronquidos, jadeos y lapsos repetidos en la respiración que alteran la calidad del sueño.

Otro trastorno del sueño frecuente durante el embarazo es el Síndrome de las Piernas Inquietas (SPI). Los efectos de este trastorno implican una sensación de hormigueo, cosquilleo o picazón en las extremidades inferiores que provoca un impulso irreprimible de mover las piernas continuamente. Esta condición puede dificultar conciliar el sueño, ya que los síntomas son más graves cuando la persona está en reposo.

Por último, puede resultar algo común entre las mujeres embarazadas la aparición del Trastorno por Reflujo Gastroesofágico, caracterizado por la acidez estomacal y el reflujo ácido. Este problema puede causar una sensación de ardor incómoda en el esófago, especialmente cuando se permanece acostado. Por ello, es una causa común de insomnio en mujeres embarazadas durante todos los trimestres y se cree que podría afectar a una cuarta parte de las mujeres embarazadas.

¿Cuál es la mejor posición para dormir durante el embarazo?

Los especialistas en salud consideran que dormir hacia el lado izquierdo con las piernas ligeramente dobladas podría ser la mejor posición para dormir durante el embarazo. Esto se debe a que esta posición facilita el flujo sanguíneo hacia el corazón, los riñones y el útero, y mejora el suministro de oxígeno y nutrientes al feto. Aunque no es tan óptimo como el lado izquierdo, dormir del lado derecho durante el embarazo también es aceptable.

A medida que el útero aumenta su tamaño, dormir boca arriba durante el embarazo puede causar dolores de espalda y presionar sobre la vena cava, pudiendo interferir con el flujo sanguíneo y provocar mareos leves. Aunque dormir boca arriba puede resultar cómodo en períodos breves, lo mejor es evitarlo siempre que sea posible. Por otro lado, la mayoría de las mujeres embarazadas descubren que dormir boca abajo no es nada práctico e incluso puede resultar imposible una vez que la protuberancia del bebé alcanza cierto tamaño.

Un consejo para conseguir un mejor descanso durante el embarazo es usar algunas almohadas adicionales para dormir cómodamente de lado, especialmente cuando no se está acostumbrado a utilizar esta posición para dormir. Puedes colocar una almohada de cuña para sostener tu vientre y sumar una almohada delgada entre las rodillas para aliviar la presión en la espalda baja.

En cualquier caso, las almohadas posturales son la mejor opción durante el embarazo, especialmente si te gusta dormir abrazando una almohada. Su forma especial favorece mantener la posición hacia un lado, la más recomendada para el descanso durante la gestación. Y es que resultan idóneas para mujeres embarazadas, sobre todo porque en el tercer trimestre del embarazo las dimensiones de la barriga son considerables y dormir en una postura normal resulta bastante complicado.

La almohada postural de Maxcolchon podrás utilizarla como cojín de lactancia, como almohada de lectura y como almohada para abrazar. Eso sí, ¡no querrás deshacerte de ella después del embarazo!