Colchones de látex: los beneficios que aportan al descanso

May 12, 2021 | TE INFORMAMOS

Los colchones de látex llegaron para quedarse. Porque ni siquiera el auge y popularidad del material viscoelástico ha podido con ellos. Y no han podido porque, sin ir más lejos, resultan una opción excelente para las noches calurosas de verano. Los colchones de látex natural son más transpirables y ayudan a que nuestro cuerpo no sufra la tan molesta sudoración.

Otra de las prestaciones que han ayudado a que siga siendo una de las opciones favoritas de los durmientes es su origen natural. Como bien sabes ya, el látex proviene del árbol del caucho. Un origen vegetal que lo convierte en un modelo sostenible, más respetuoso con el medio ambiente y tan resistente y duradero como los colchones viscoelásticos o de muelles.

5 beneficios que nos aporta dormir en un colchón de látex

Los colchones de látex suelen fabricarse en combinación con otros materiales que pueden tener orígenes tanto sintéticos como orgánicos. Una cualidad muy respetada por la mayoría de durmientes. Y es que, incluso en el caso de los modelos que contienen también material sintético, los convierten en productos mucho más respetuosos con el medio ambiente, duraderos y beneficiosos para la salud.

1. Contienen propiedades curativas que alivian el dolor

La espuma de látex que contienen este tipo de colchones ayuda a adormecer las partes más pesadas de nuestro cuerpo. Caderas, hombros o piernas se benefician del acolchado que disponen los colchones de látex, aliviando toda presión que suele caer sobre las articulaciones. Además, mantiene una correcta alineación de la columna, algo que se consigue porque ofrece un apoyo más suave a zonas como el cuello y la espalda.

En conclusión, los colchones fabricados con látex son especialmente beneficiosos para quienes padecen molestias físicas, dolor de espalda y problemas en sus articulaciones.

2. Dispone de cualidades hipoalergénicas 

Una de las cualidades que más buscamos a la hora de adquirir un nuevo colchón guarda relación con sus prestaciones higiénicas. Lo que hasta hace unas décadas no sabíamos, afortunadamente ha cambiado. Por ello, ahora sí nos fijamos en cómo los colchones combaten contra la aparición de hongos, moho, ácaros, bacterias y demás microorganismos que deterioran nuestra cama y perjudican nuestra salud.

En contra de todos estos elementos nocivos para nuestro descanso emergen los colchones de látex. Gracias a su propia composición derivada del látex, las cualidades higiénicas con las que impregna al colchón lo convierten en un producto saludable y hipoalergénico. Esto hace que aquellos durmientes que padecen alergias durante todo el año puedan descansar mejor sobre un colchón fabricado con látex.

3. Los colchones de látex son más ecológicos

Ya sabes que el látex natural se refina a partir de la savia del árbol del caucho. Este tipo de árbol, no es talado durante el proceso, produciendo savia por varias décadas. En conclusión, la fabricación de los colchones de látex no perjudica el medio ambiente, no fomenta la tala de árboles y, por tanto, lo convierte en un producto sostenible y respetuoso. Además, el látex de origen natural es un material biodegradable.

4. Aportan un mayor nivel de transpirabilidad

Una de las ventajas que aporta la adquisición de un colchón de látex respecto a su mayor competidor (los colchones viscoelásticos), es que disponen de un diseño mucho más transpirable. Gracias a la estructura de celda abierta con el que están confeccionados, se permite un flujo de aire más constante, lo que añadido a los orificios de las capas se convierta en un tipo de colchón con mayor transpirabilidad. Además, y siempre que hablemos de modelos 100% fabricados con látex natural, esta transpirabilidad aumenta al no contar con materiales sintéticos que pueden retener el calor corporal.

5. Se deterioran menos y duran más

Si hay una frase que hemos repetido en Maxcolchon es la siguiente: la vida útil de los colchones no suele superar los 10 años. Un mantra que puede encontrar una excepción con los modelos fabricados con látex natural. Aunque la recomendación siempre será cambiar tu viejo colchón al cumplir una década, los colchones de látex pueden llegar a conservar sus propiedades entre dos y cinco años más. Un colchón de látex natural mantiene mejor su forma original a pesar de los años de uso y disfrute.