Colchones baratos para segundas residencias

Jul 7, 2020 | TE INFORMAMOS

Siempre que hablamos de los equipos de descanso partimos de un par de premisas irrefutables. Por un lado, pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo. Si la esperanza de vida media de un español es de unos 83 años, 28 de ellos los pasaríamos durmiendo. Por otro lado, los expertos dictaminan que la vida útil de un colchón es de 10 años. Una década reposando sobre un mismo modelo sin que este pierda sus prestaciones (siempre y cuando estemos hablando de productos fabricados con todo tipo de garantías). Esto nos lleva a la conclusión de que merece la pena realizar una buena inversión que repercuta en nuestro confort. Pero, ¿podemos hacer algún tipo de excepción al respecto? Sí. Siempre que nos refiramos al uso de colchones baratos en nuestras segundas residencias.

Por qué durante nuestras vacaciones sí deberíamos prestar atención en determinados colchones low cost

Si hay una fecha que tenemos marcada en rojo en nuestro calendario es la del comienzo de nuestras vacaciones de verano. Nos hemos tirado semanas mirándola de reojo, descontando los días y por fin ha llegado el momento. Serán días o semanas (dependiendo de nuestras condiciones laborales) en las que nos desplazaremos a una segunda residencia. La casa del pueblo, un chalet (en propiedad o alquilado) o un apartamento en la playa. Sea como fuere, a cada una de las largas jornadas de sol, deporte, salidas con los amigos o nadar en el mar, serán respondidas con su correspondiente noche de descanso. Y es ahí donde entra en juego la calidad de nuestro particular equipo de descanso provisional.

Aunque la regla general dictamina que una buena inversión en el colchón de tu hogar va a mejorar no solo tu bienestar, sino tu propia salud, existen otro tipo de situaciones donde el gasto no debería ser tan elevado. Encontrar un punto equilibrado, visitando el catálogo de lo que conocemos como productos low cost, puede ser una opción más que válida para estas segundas residencias a las que nos referimos.

La gama más económica de colchones, siempre que hablemos del catálogo Maxcolchon, se va a adaptar a la perfección a ese número más limitado de noches y pernoctaciones que se van a producir en épocas estivales. Por un lado, tu bolsillo lo va a agradecer al no tener que ir a esas inversiones que sí serían necesarias en tu primera residencia. Y, por otro lado, son productos que van a garantizar unas prestaciones básicas para el confort, el reposo y la higiene del sueño. Todo ello a precios muy asequibles y competitivos.

Este tipo de colchones baratos son la opción más escogida para los apartamentos veraniegos o las casas de los pueblos. Y lo son porque, por regla general, la duración en estos emplazamientos no suele superar los 30 días con sus correspondientes 30 noches. Pero al no ser tampoco un lugar donde vas a pasar un par de días, no hay que caer en el error de que cualquier tipo de colchón te va a valer para esa segunda residencia, ya que las consecuencias pueden afectar directamente a tu salud y condición física.

Desde Maxcolchon aconsejamos nuestra gama de colchones low cost, diseñada para que sus puntas de lanza sean las más adecuadas en periodos menos extendidos en el tiempo. Además de las típicas habitaciones de invitados, determinados colchones baratos que lucen nuestro catálogo van a garantizar materiales de primera calidad, realizados bajo pedido y con una serie de prestaciones que asegurarán un óptimo descanso durante tus vacaciones:

En el catálogo Maxcolchon podrás encontrar modelos fabricados con viscoelástica cuyos precios te resultarán sorprendentes y que te van a garantizar unos niveles de firmeza y transpirabilidad (un elemento vital cuando hablamos de los meses más calurosos) perfectos para el descanso que necesitamos en esas calurosas noches de verano.