Claves para vestir tu cama y quede de revista

May 5, 2020 | MEJORA TU DESCANSO, TE ACONSEJAMOS

Porque hace tiempo que no basta con la típica sábana y una colcha o edredón nórdico en el caso del invierno, a la hora de vestir una cama ya existen tendencias e incluso modas de las que huir. Porque para conseguir una cama de revista, hay trucos que te harán darle un toque original y personal a tu habitación. Porque no tendrás caer en lo manido de recargarlo para que parezca único. Te presentamos una serie de claves y consejos con los que harás de tu cuarto el más trendy.

Además del lugar donde te acuestas cada noche, duermes, descansas y te levantas al día siguiente para encarar una larga jornada familiar, laboral o académica, tu habitación debe ser el lugar de tus sueños. Para ello, nada mejor que vestir la cama de la manera más moderna y fashion posible. Adaptándola a tus gustos, a tu estilo y a tu personalidad. Acorde con el resto del cuarto, con el color de las paredes y con el resto de muebles.

Elegir las sábanas

Comenzamos desde la base y eso no es otra cosa que la elección de las sábanas. Como su objetivo, además de la obvia razón de ser (cubrirnos por la noche con un tacto agradable), es el de dejar todo el protagonismo al resto de elementos, deberemos optar por el color blanco. Una tendencia que recomiendan los más influencers y expertos en moda. Y para aquellos que la extrema blancura les pueda parecer demasiado sosa, una combinación de rayas con lisos o algo en tonalidades pastel, será una buena solución que no desembocará en un desmadre. Sábanas de satén con motivos y textiles lisos serán tus grandes aliados.

La almohada

Siguiendo la filosofía anterior respecto a las sábanas, la almohada tampoco ha de erigirse como la protagonista visual de tu cama. Por ello, recomendamos optar por un diseño con colores blancos o, como mucho, con el mismo color de la funda nórdica. De esta manera, contrastará mejor con el cabecero y dejará la importancia a uno de los elementos fundamentales: los cojines. Respecto a la colocación de la almohada, los expertos señalan que mejor dejarlas planas sobre el propio colchón. En el otro extremo, puedes apostar por algo más novedoso, consistente en colocarlas de forma vertical. Es decir, como si estuvieran reposando en el cabezal.

Los cojines

Ya lo decíamos antes. Un factor fundamental que sí se lleva gran parte del protagonismo y que va a marcar todo el impacto visual cada vez que entres a tu habitación. Pero cuidado, no estamos hablando de coger cinco o seis cojines y esparcirlos por la cama de cualquier manera. Su fisionomía (tamaño y grosor), su diseño, los colores y hasta la colocación van a tener su propia cota de importancia. Es decir, cada uno de los cojines elegidos deberán compartir un punto cromático y de estilo en común. Algo fundamental para que formen un todo a pesar de su cariz individual. Según los expertos en moda y decoración, lo más recomendable es optar por colocar los más lisos detrás de los más rugosos. Y, por encima de todo, hay que ser atrevido y jugar con diferentes colores y tamaños, obviando la simetría (algo poco llevadero si tienes un poco de TOC).

Las mantitas que cubren los pies del colchón

También llamadas plaids o reposapiés, este elemento más opcional suele aportar un toque desenfadado con mucha personalidad. Pero para su correcta elección, hay que apostar por colores que contrasten con el resto de textiles que formen los otros elementos de la cama y no salirse nunca de tonos cálidos y suaves.

Una segunda funda

Algunas tendencias ya apuestan por incluir una segunda funda nórdica a la hora de vestir la cama. El resultado que da esto es un mayor volumen que aportará un efecto esponjoso, cálido y muy acogedor. Para su colocación, hay que poner la funda blanca como base y, por encima, la colcha con color.

Tras la elección de elementos, colores, formas y tonos, llega la pantalla final. Elegir una disposición armónica que consiga la combinación total de todos los factores. Un consejo para alcanzar este clímax de estilo consiste en colocar primero la funda, superponer otra segunda funda de color que irá plegada a los pies de la cama. Ya por último, disponer los cojines sobre las almohadas.