Causas de la somnolencia diurna

Ene 12, 2020 | TE INFORMAMOS

La somnolencia diurna es un problema que cada vez afecta a un mayor porcentaje de la población. Debido a esto y con el objetivo de prevenirla o combatirla en el caso de que ya se haya empezado a desarrollar, debemos aprender más sobre ella, teniendo en cuenta sus causas y previniéndola con antelación para disfrutar de un día con más energía y mucho más saludable.

Qué es la somnolencia diurna

La somnolencia diurna es un problema que afecta a un considerable porcentaje de personas de ambos sexos, actuando a lo largo del día, haciendo que aquel que esté afectado pueda quedarse dormido en cualquier momento, generalmente en los menos recomendables. Hay que tener en cuenta que hablamos de un trastorno del sueño que se manifiesta a lo largo del día, de manera que no solo corremos el riesgo de quedarnos dormidos, sino que además, lo habitual es que nos encontremos cansados incluso desde primera hora de la mañana.

Por qué se produce el sueño durante el día

La somnolencia diurna es un problema que todavía no tiene una o varias causas conocidas, pero los profesionales de la salud advierten sobre una serie de factores que favorecen su aparición. Las ganas de dormir durante el día o la sensación de sueño despiertos es un problema que en la mayor parte de casos se basa en una mala higiene del sueño. Esto significa que no descansamos bien debido a que algo no estamos haciendo correctamente.

 

Recomendaciones para evitar la somnolencia diurna

  • Intenta respetar los horarios para acostarte y levantarte.
  • Debes dormir el número de horas que te corresponde, ni más ni menos. Generalmente es alrededor de ocho horas, salvo las personas mayores que con siete horas tienen suficiente.
  • Utiliza la cama solo para dormir.
  • No te quedes dormido con el ordenador encendido.
  • Una ducha antes de dormir ayuda, sobre todo si es con agua templadita.
  • Practicar ejercicio físico antes de dormir es una buena idea, pero no nos vamos a acostar al momento, sino que cenaremos, nos ducharemos y dejaremos que transcurra al menos una hora desde que finalizamos la práctica y hasta que nos metemos en la cama.
  • Lo ideal es que la habitación se encuentre a una temperatura entre 15 ºC y 19 ºC.
  • Puedes practicar métodos de relajación para conciliar mejor el sueño.
  • Si te cuesta dormir por la noche, pasa unos días sin dormir la siesta.
  • Cena algo ligero.
  • No bebas alcohol antes de acostarte.
  • El tabaco es uno de nuestros peores enemigos para dormir. Deja de fumar o no fumes al menos durante las tres horas antes de acostarte.
  • No tomes productos excitantes como cafeína o picantes antes de dormir.

Con aplicar estos consejos, generalmente en unos días volvemos a recuperarnos, pero no siempre va a ser así, de manera que, aunque en todo caso vamos a mejorar, quizás también debamos tener en cuenta otros de los factores que se considera tienen una relación más o menos directa con este problema.

FACTORES QUE PROVOCAN LA SOMNOLENCIA DIURNA

La obsesión con la dificultad a la hora de dormir

Una de las peores cosas que podemos hacer es obsesionarnos con que tenemos que dormir y no podemos. Olvida el tiempo que te queda para descansar, o cómo vas a estar mañana, y céntrate en imaginar un mundo que te guste, que te relaje, y que esté alejado de la presión que recibes a lo largo del día.

Un entorno no apropiado para el descanso

Asegúrate de que duermes en un sitio tranquilo, sin ruidos. Busca una buena temperatura ambiente y arrópate bajo las sábanas. Utiliza siempre un buen colchón, ya que en ello va tu salud tanto física como psicológica. Evitarás dolores, malas posturas, descansarás más profundamente y sin cortes nocturnos, etc.

El consumo de medicamentos

Hay determinados tipos de medicamentos que van a influir negativamente sobre nuestro sueño y que, además, también tienen un efecto de cansancio y adormecimiento en nosotros. Consulta con tu médico si estás tomando cualquier tipo de medicación, incluso aunque sean remedios naturales.

Trastornos del sueño

Los trastornos del sueño pueden hacer que te levantes cansado y apático. Por ejemplo, problemas como la narcolepsia o la apnea del sueño pueden influir muy negativamente.

Dolores y problemas de salud

En general, los dolores físicos (y psicológicos) y los problemas de salud como pueden ser el hipotiroidismo, hiponatriemia, hipercalciemia, hipernatriemia, etc., afectarán negativamente a nuestro descanso y, por tanto, fomentarán la aparición de la somnolencia diurna.

 

Como podemos observar, en la mayor parte de casos vamos a poder solucionar la somnolencia diurna, y sobre todo, independientemente del factor que te la pueda estar provocando, recuerda que lo mejor es asegurarte que disfrutas de un buen descanso por las noches, lo cual significa que vale la pena invertir en un buen colchón y asegurarte que tu habitación está tranquila, dejando fuera los problemas del día a día.