Beneficios de besar a nuestros hijos antes de dormir

Abr 13, 2021 | NIÑOS, TE ACONSEJAMOS

Las relaciones de los padres con los hijos conllevan un nexo de unión que perdura durante los años. Desde los primeros meses de vida, los niños entablan sus primeras relaciones sociales con los miembros del hogar familiar. Entre todos ellos, normalmente el vínculo principal y más persistente es el que se establece entre la madre y el niño.

Este tipo de relación afectiva es fundamental para el desarrollo físico y mental de los bebés. Los lazos de cariño que se originan en la etapa de la infancia influyen en el desarrollo de la personalidad y del comportamiento. Por eso, los pequeños necesitan sentirse protegidos y queridos para fortalecer su actitud positiva ante la vida.

Los besos y abrazos forman parte innata de las relaciones entre padres e hijos. Así, una de las costumbres habituales es besarles antes de irse a dormir. ¿Quieres conocer los beneficios que les proporciona?

Beneficios de besar a nuestros hijos antes de dormir

Los besos y abrazos son gestos naturales y universales muy importantes para el desarrollo de nuestros hijos. Aunque parezca que sea una reacción exclusiva de los humanos, muchos animales tienen el mismo instinto con sus crías.

Además, es un acto espontáneo que también nos beneficia a nosotros mismos. Viene a ser un mecanismo de comunicación no verbal para demostrarles lo importantes que son en nuestra vida.

Facilitan que duerman mejor

Para los niños pequeños, un simple beso acompañado de caricias les tranquiliza en cualquier situación. Por ejemplo, en los casos de padecer miedos nocturnos o pesadillas, esa protección les ayuda a calmar esa ansiedad.

El sentirse queridos les proporciona un estado de serenidad muy necesario a la hora de irse a dormir. Al igual que ocurre con los adultos, es conveniente que la actitud ante el sueño sea relajada para que les aporte los beneficios de un buen descanso. En estos casos, besar a nuestros hijos antes de dormir les facilitará conciliar el sueño tranquilamente.

Fortalece las relaciones paterno filiales

La conexión de los niños con sus padres durante la edad temprana aumenta el vínculo afectivo entre los mismos. Una de las consecuencias más importantes que se derivan de esta actitud es que, durante su crecimiento, la autoestima aumentará progresivamente.

Aportarles cariño y bienestar en esta etapa de la vida en la que se sienten indefensos es importante para mejorar la confianza en sí mismos. De esa manera, cuando se conviertan en adultos, tendrán más probabilidad de repetir esas conductas con sus propios hijos pudiendo demostrar sus sentimientos con total naturalidad.

Tienen efecto calmante

Los besos tienen un efecto calmante ante pequeñas dolencias como los cólicos del lactante y los dolores dentales. El contacto físico y la cercanía es una especie de refugio en el que los más pequeños de la casa se sienten seguros.

También contribuyen a liberar las tensiones y a reducir la ansiedad y el estrés. Esto se debe a que los niveles de cortisol se reducen cuando hay contacto físico con otra persona. Por eso, los estudios científicos aseguran que los besos podrían ayudar a mejorar el sistema inmunitario.

Aportan seguridad y protección

Los mimos y las caricias antes de dormir les ayudan a mitigar las emociones negativas. En su correcto desarrollo emocional es importante que los niños vayan aprendiendo poco a poco a gestionar sus sentimientos.

Por ello, es conveniente que reciban muestras de amor y cariño por nuestra parte para que se sientan protegidos. Con el tiempo, aumentarán su fortaleza ante la inexperiencia y el desconocimiento de muchos aspectos de la vida.

Establecen una rutina

Las rutinas para los niños son una forma de enseñarles a organizarse su tiempo. A diferencia de los adultos, desconocen los horarios y las actividades a realizar en cada momento. Por eso, los besos al acostarse puede ser un indicador de que ha llegado la hora de dormir.

Es una buena idea comenzar con un ritual que funcione según las necesidades de cada niño. Cualquiera que sea el elegido, terminar con un beso de buenas noches les aportará la tranquilidad necesaria para descansar hasta la mañana siguiente.

No renuncies a los gestos de cariño: conforme cumplan años tal vez se muestren más esquivos. ¡Ayúdales a que tengan dulces sueños con un beso!