Así afecta la cerveza nuestro descanso

Ago 5, 2022 | CURIOSIDADES | 0 Comentarios

¿Crees que el alcohol te da sueño y que, por tanto, puede ser bueno para dormir? Sentimos comunicarte que nada más lejos de la realidad.

Aunque es cierto que el alcohol tiene efectos sedantes que pueden inducir sensaciones de relajación y somnolencia, lo cierto es que el consumo de alcohol, sobre todo cuando es en exceso, se ha visto relacionado con una mala calidad y duración del sueño. Te explicamos más sobre cómo afecta la cerveza a nuestro descanso.

¿Cómo afecta la cerveza a nuestro descanso?

Por lo general, se sabe que beber con moderación se considera, por lo general, seguro, pero no todos reaccionamos de la misma forma al alcohol. Así, el impacto del alcohol en el sueño depende mucho de cada persona.

El caso es que, después de consumir la cerveza, esta se absorbe en el torrente sanguíneo desde el estómago y el intestino delgado. Las enzimas en el hígado metabolizan el alcohol, pero dado que este es un proceso bastante lento, el exceso de alcohol continuará circulando por todo el cuerpo.

Los efectos que puede tener la cerveza en nosotros dependen en gran medida de quien lo consuma. Los factores importantes incluyen la cantidad de alcohol y la rapidez con la que se consume, así como la edad, el sexo, el tipo de cuerpo y la forma física de la persona.

La relación entre el alcohol y el sueño se ha estudiado desde la década de 1930, pero aún se desconocen muchos aspectos de esta relación. Las investigaciones han demostrado que las personas que duermen y beben mucho alcohol antes de acostarse suelen ser propensas a tardar más en dormirse.

A medida que las enzimas hepáticas metabolizan el alcohol por la noche y el nivel de alcohol en sangre disminuye, es más probable que estas personas experimenten interrupciones del sueño y disminuciones en la calidad del sueño.

Así, beber alcohol antes de irse a dormir puede contribuir a la supresión del sueño REM durante los dos primeros ciclos del sueño. Dado que el alcohol es un sedante, las personas acostumbradas a beber pueden tardar menos en dormirse, y, de hecho, algunos se duermen profundamente bastante rápido.

Sin embargo, a medida que avanza la noche, esto puede crear un desequilibrio entre el sueño de ondas lentas y el sueño REM, que hace que quienes beben tengan menos sueño REM y más sueño de ondas lentas. Esto puede afectar a la calidad del sueño en general, haciendo que el descanso dure menos y se produzcan más interrupciones.

blog 2 3

La cerveza y el insomnio

Como ya sabrás, el insomnio es el trastorno del sueño más común. Este se define como “una dificultad persistente con el inicio, la duración, la consolidación o la calidad del sueño”, tal y como explica la Academia Americana del Sueño.

Dado que el consumo de alcohol puede reducir el sueño REM y causar interrupciones del sueño, las personas que beben cerveza antes de acostarse pueden experimentar síntomas de insomnio y sentirse más somnolientas al día siguiente.

Esto puede llevar incluso a entrar en un círculo vicioso que consiste en automedicarse con alcohol para conciliar el sueño, consumir cafeína y otros estimulantes durante el día para mantenerse despiertos y luego utilizar el alcohol como sedante para contrarrestar los efectos de estos estimulantes.

Beber mucha cerveza puede ser particularmente perjudicial para la calidad del sueño. En estudios recientes, las personas que bebían en exceso semanalmente eran significativamente más propensas a tener problemas para dormirse y permanecer dormidas. Se observaron tendencias similares en adultos y jóvenes, así como en adultos de mediana edad y mayores, como puede observarse en un estudio publicado en 2014.

De hecho, la investigación al respecto avisa de que existe un vínculo entre el abuso de alcohol a largo plazo y los problemas crónicos de sueño. Las personas pueden desarrollar tolerancia al alcohol con bastante rapidez, lo que las lleva a beber más antes de acostarse para dormirse antes. Aquellos que han sido diagnosticados con trastornos por consumo de alcohol suelen tener síntomas de insomnio.

Entonces, ¿la cerveza no nos ayuda a dormir?

El alcohol puede ayudar a conciliar el sueño debido a sus propiedades sedantes, lo que hace que nos durmamos más rápidamente. Sin embargo, las personas que beben cerveza antes de acostarse suelen tener interrupciones del sueño. Esto, a su vez, puede hacer que tengamos somnolencia diurna excesiva y otros problemas al día siguiente.

Además, beber para poder dormirnos antes puede generar tolerancia, lo que nos obligará a consumir más alcohol cada noche.

En resumen, como ves, la cerveza puede afectar a nuestro descanso e impedirnos disfrutar de una buena noche de sueño. Además, a la larga, las consecuencias de beber alcohol por la noche pueden ser incluso peores. Ya sabes, mejor no beber, pero si vas a hacerlo, ¡que sea al menos cuatro horas antes de irte a dormir!