Alucinaciones hipnopómpicas al despertar

Ago 22, 2021 | SALUD, TE ACONSEJAMOS | 0 Comentarios

Hasta ahora asociabas las alucinaciones a todas aquellas percepciones sensoriales que no provenían de estímulos reales. Ruidos, olores o incluso objetos que, a pesar de no estar ahí, nuestro cerebro si los recogía. Pero hay un tipo de confusiones que podemos tocar, oler, escuchar o ver que no se producen cuando estamos despiertos. O, al menos, no del todo: las alucinaciones hipnopómpicas.

¿Qué son las alucinaciones hipnopómpicas?

Ocurre nada más despertarnos. Incluso unos instantes antes. En el punto exacto entre el sueño y el despertar, percibimos una serie de vistazos, olores, sonidos, sabores o sensaciones que no pertenecen ni al mundo de los sueños ni a la realidad. Las llamamos alucinaciones hipnopómpicas, y son aquellas que se producen en un estado intermedio entre el sueño y la vigilia.

Mientras nos estamos despertando, sufrimos una confusión en el que percibimos imágenes o impactos auditivos, táctiles u olfativos que carecen de vinculación real con la existencia. Una realidad que no sabemos si es veraz o producto de nuestra imaginación pero que experimentamos como si así lo fuera.

Las alucinaciones hipnopómpicas generan confusión a causa de la suma producida entre la distorsión de la realidad y la alucinación que percibimos. A través de imágenes o percepciones de nuestros sentidos que no existen, se nos origina un sentimiento de terror o ansiedad que puede llegar a provocarnos lesiones accidentales por caernos de la cama o golpearnos con algo.

Estas alucinaciones también pueden ocurrir durante la parálisis del sueño. Afortunadamente, no están consideradas patológicas ya que carecen de gravedad o efectos secundarios. Simplemente, es una especie de limbo en el que olemos, saboreamos, oímos, tocamos o vemos cosas que parecen sacadas de los propios sueños.

¿Cuáles son los síntomas de las alucinaciones?

Existe un solo síntoma que engloba todo lo relacionado con las alucinaciones hipnopómpicas: la imaginación a través de los sentidos de objetos o eventos de carácter realista justo en el momento en el que estamos despertando. Generalmente a través de la vista, pero también es posible con el olfato, el gusto, el oído o el tacto, percibimos una serie de alucinaciones que pueden provocar un miedo extremo ante la sensación de realidad que nos llega.

En general, tanto las visuales como las auditivas resultan las más comunes. Posiblemente provocado por situaciones de estrés o ansiedad, las alucinaciones auditivas carecen de un significado de índole psicológico o de cualquier tipo de lectura, pero pueden incluir los siguientes sonidos: pitidos, ruidos agudos, estallidos, ruidos confusos y poco claros o ruidos aleatorios.

En algunos casos, quizás los más graves, los sonidos percibidos pueden asemejarse a la voz humana, lo que provoca un mayor miedo en el durmiente. Respecto al ámbito táctil, las peores fantasías guardan relación con la sensación de insectos y bichos sobre el cuerpo humano.

Causas más comunes de las alucinaciones hipnopómpicas

El estudio realizado por la Biblioteca Nacional de Medicina en el Reino Unido determinó que hasta un tercio de la población había experimentado al menos una alucinación de este tipo en su vida. Resultados muy similares a los de la una investigación paralela realizada en los Estados Unidos, y que arrojaban un 25% de la población norteamericana.

Respecto a las causas exactas y más comunes que pueden llegar a originar las alucinaciones hipnopómpicas, las conclusiones aún no están del todo claras, pero han encontrado ciertos patrones comunes:

– Abuso de ciertas sustancias estupefacientes.

– Consumo de alcohol.

– Estrés, ansiedad y depresión.

– Insomnio.

– Narcolepsia.

– Trastornos psicológicos como la bipolaridad.

Por último, destacar que estas alucinaciones son más frecuentes entre la población joven (adolescentes y menores de 40 años) y con mayor probabilidad de aparecer entre las mujeres.