Afecta la menopausia a nuestro descanso

Nov 14, 2019 | MUJER

La menopausia es la época de la vida de una mujer en la cual la menstruación cesa. Se trata de un proceso largo, que no se produce de la noche a la mañana, y que se produce progresivamente asociado a una disminución de la producción de hormonas.

Se dice que una mujer llega a la menopausia cuando no tiene un período menstrual durante un año (siendo mayor de los 45 años). Los cambios y síntomas, sin embargo, pueden empezar varios años antes. Estos incluyen:

  • Cambios en las menstruaciones. Pueden ser más o menos duraderas, más o menos profusas, con más o menos tiempo entre los períodos.
  • Calores y/o sudoración nocturna.
  • Dificultad para dormir.
  • Sequedad vaginal.
  • Cambios de humor.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Menos cabello y más vello facial.

Algunos síntomas requieren tratamiento, así que lo mejor es consultar con un médico cuando empezamos a notar los primeros síntomas. Entre ellos, podremos encontrar problemas a la hora de dormir.

Alteraciones del sueño durante la menopausia

Por su parte, las mujeres son dos veces más propensas a padecer alteraciones del sueño que los varones. En el caso de la menopausia, dos trastornos habituales son el insomnio y el síndrome de apnea del sueño.

El insomnio

El insomnio es el trastorno del sueño más significativo de la menopausia. De hecho, la Escuela de Enfermería de la Universidad de Arizona realizó un estudio en mujeres que comenzaban a experimentar los primeros síntomas menopáusicos. El estudio mostró que, mientras que algunos síntomas típicos de este período pueden ser variables, el insomnio permanece constante independientemente de cuándo hayan tenido su último periodo menstrual.

Los motivos por los que la menopausia puede contribuir a la aparición del insomnio son:

  • Estrés, depresión, ansiedad, temores y/u otros factores emocionales que pueden presentarse en esta etapa vital.
  • Síntomas vasomotores: un gran porcentaje de las mujeres presentan sofocos y calores nocturnos durante la menopausia, asociados a la disminución de los niveles de estrógenos. Se presentan así despertares nocturnos debidos a estos sofocos, acompañados de palpitaciones.
2 5
Los tipos de insomnio son:
  • De conciliación: dificultad para quedarse dormido
  • De mantenimiento: se producen frecuentes despertares durante el sueño.
  • Despertar precoz: el último despertar se produce como mínimo dos horas antes de lo habitual.
  • Sueño de mala calidad: la mujer duerme una cantidad de tiempo considerada normal, pero el sueño no es reparador.

Para que se realice el diagnóstico, es preciso que al día siguiente se den consecuencias como fatiga y cansancio, somnolencia excesiva, irritabilidad, mal humor, disminución de la atención y concentración y dificultades de memoria.

Existen medidas tanto farmacológicas como no farmacológicas para este problema. Entre las farmacológicas encontramos algunas como la terapia hormonal sustitutiva, la melatonina o los hipnóticos.

Entre las medidas no farmacológicas podemos encontrar algunas como la psicoeducación o medidas de la higiene del sueño.

Síndrome de apnea del sueño

Consiste en episodios de cese de la respiración durante el sueño, que pueden durar 10 segundos o más. Se produce debido a la relajación de los músculos de la base de la garganta, que causa una obstrucción para el paso del aire y provoca ronquidos intensos y una respiración dificultosa.

Es mucho más común en varones, sin embargo, recientemente se ha visto que las mujeres también pueden padecerlo durante la menopausia.

El tratamiento se basa en las siguientes medidas:

  • Adelgazamiento en caso de personas con sobrepeso
  • Reducción del consumo de tabaco y excitantes
  • Evitar acostarse boca arriba

Lo primero que debemos hacer al notar los síntomas de alguno de estos problemas es acudir a un especialista en busca de ayuda.

En cualquier caso, nosotros te recomendamos que mantengas un sueño óptimo mediante la adquisición de un equipo de descanso en condiciones. Si duermes poco, lo mejor es que el poco tiempo que duermas descanses como toca.