7 pasos para conseguir un dormitorio perfecto en 2021

Ene 20, 2021 | TE INFORMAMOS


El dormitorio es, sino la más importante, una de las habitaciones más importantes de la casa. Y es que este espacio debe, principalmente, permitirnos descansar en paz y tranquilidad. Y, aunque no lo parezca, en ello juegan un papel muchos factores. Tanto es así que incluso la decoración de este tendrá que ver con cómo de bien (o mal) acabemos durmiendo cada noche.

Y aunque el estilo, decoración y disposición de un dormitorio es siempre cuestión de gustos y podemos pensar que realmente no existe el dormitorio perfecto como tal, lo cierto es que sí existen ciertos trucos y pasos que podemos seguir para mejorar ese espacio tan privado que es nuestro dormitorio. Por eso te dejamos a continuación algunos tips para conseguir tu dormitorio perfecto para este 2021.

Pasos para conseguir un dormitorio perfecto

Como decíamos, el dormitorio perfecto será siempre una idea subjetiva. Sin embargo, siempre hay algunos consejos que podemos seguir para mejorarlo:

1. La luz natural, esa gran aliada para crear un dormitorio perfecto

Si tienes la posibilidad de disponer de luz natural en tu habitación, no dudes en hacer lo máximo por aprovecharla. Y es que esta, aunque pueda parecer algo secundario, puede tener mucho que ver con nuestro descanso: tiene un papel en nuestras emociones y en nuestro bienestar, y puede conseguir incluso mejorar nuestro estado de ánimo.

Por eso, si tu dormitorio no dispone de demasiada luz natural o es pequeño, te recomendamos utilizar colores claros y más bien pocos muebles, para que así la luz se reparta mejor en la habitación y puedas aprovecharla como es debido.

2. Conoce el espacio

Conocer la disposición del espacio puede ser clave para disponer del dormitorio perfecto. En este sentido, puede ser útil dibujar en un plano la disposición del dormitorio y tener en cuenta sus medidas para poder decorarlo y rellenarlo como es debido. En este sentido, te recomendamos tener en cuenta algunas medidas en concreto:

  • A qué altura comienzan las ventanas.
  • Longitud y altura de todas las paredes, ventanas, puertas, armarios….
  • Anchura de los muebles que tengas pensado incluir en él.
  • Altura del techo.

Conocer cada una de estas medidas puede ser de ayuda para incluir los muebles idóneos para tu dormitorio perfecto.

3. Los puntos de luz

Si tu dormitorio dispone de un punto de luz en el techo, lo mejor es colocar una lámpara que quede centrada en la cama. Con respecto a su altura, una buena distancia puede ser 2,10 metros del suelo.

En lo que respecta al resto de lámparas, es importante que estas guarden la proporción con la mesilla de noche. Una buena medida puede ser que esta ocupe un tercio del tamaño de la mesilla. En lo que respecta a su altura, lo mejor sería que la lámpara quedara aproximadamente a la altura de los ojos cuando nos sentamos en la cama.

4. ¿Dónde buscar inspiración?

Quizá necesites buscar inspiración en algún lado para poder decorar tu dormitorio como es debido. La inspiración puede venir de cualquier lado, como de nuestro apartado de inspiración que te ayudará a hacerte una idea de cómo quedaría tu habitación con diferentes colores y productos.

5. La cama: la gran protagonista

En casi cualquier dormitorio, la cama resulta la parte más importante. Es por eso que resulta clave elegirla bien: ¿Canapé, base tapizada o somier? ¿Edredón o colcha? ¿Qué tipo de sábanas utilizarás? Tú eliges para crear tu dormitorio perfecto.

En cualquier caso, resulta clave orientarla bien. De hecho, según filosofías como el Feng Shui, existe un campo magnético con tu cama que puede hacer que descanses mejor o peor. En este sentido, lo más recomendable es orientar el cabecero de la cama hacia el norte.

Además, también puede resultar clave dejar un espacio prudencial a los lados de la cama (si nos es posible, claro). Por ejemplo, 90 centímetros alrededor de ella puede ser una distancia suficiente para poder disponer de un buen espacio de descanso sin agobios.

6. El cabecero

El cabecero puede jugar un gran papel en lo que al dormitorio perfecto se refiere. Además de actuar como protector de la pared, el cabecero evita que la almohada se desplace. Pero lo más importante es que este elemento de nuestro equipo de descanso puede tener un papel como elemento estético en el dormitorio.