6 consejos para dormir con facilidad en otoño

Oct 14, 2021 | TE INFORMAMOS | 0 Comentarios

Los cambios de estaciones pueden implicar cambios en nuestras rutinas y nuestro ritmo circadiano. Esto, inevitablemente, tiene consecuencias sobre nuestro descanso y puede hacer que nos cueste más dormirnos.

Esto, además puede ser muy nocivo para nuestra salud, dado que el descanso es algo clave para poder funcionar en nuestro día a día, tal como lo es comer o beber agua. Por eso, si eres de esas personas a las que una noche de sueño le resulta casi imposible con el cambio de estación y el cambio de hora, es importante que pongas atención a algunos consejos que podemos darte para dormir con facilidad en otoño.

¿Qué puedo hacer para dormir con facilidad en otoño?

Enfrentarnos a un cambio de estación puede significar más que cambiar la ropa de nuestro armario. Especialmente en otoño, se producen ciertos desajustes en nuestros ritmos que contribuyen a la aparición y continuación del insomnio y otros trastornos del sueño. Aunque si padeces uno de estos te recomendamos que consultes con un especialista, te damos algunos consejos que podrían ayudarte a dormir con facilidad en otoño:

1. Elimina el uso de estimulantes

Si eres una de esas personas que no puede vivir sin tomar un par de cafés al día, sentimos comunicarte que, si quieres descansar bien, lo mejor sería que redujeras o incluso eliminases esta bebida de tu día a día. Y es que podría ser que la cafeína que contiene el café contribuyese a la aparición o desarrollo del insomnio.

Lo mismo ocurre con el alcohol o la nicotina, tal como explica el equipo de la Clínica Mayo. Los efectos estimulantes de estas sustancias tardan mucho tiempo en desaparecer, lo que provoca que nuestro sueño se vea interrumpido o nos cueste conciliarlo.

2. Presta atención a tu dieta y a tus horarios

Una dieta equilibrada es crucial para nuestra salud, y puede ser de ayuda para descansar mejor. Por otro lado, las comidas pesadas, sobre todo si están cerca de la hora de acostarse, pueden ser incompatibles con un buen descanso. En concreto, te recomendamos que, al menos unas horas antes de acostarte, evites las comidas muy abundantes y pesadas.

consejos para dormir con facilidad en otoño

Por otro lado, cenar en cantidades moderadas e intentar que sea todos los días a la misma hora, al menos dos horas antes de irnos a dormir, puede ser una gran opción para dormir con facilidad en otoño.

Además, dormir siempre las mismas horas también puede ser clave para disfrutar de un buen descanso. De hecho, llevar un hábito rutinario que implique acostarse y levantarse todos los días a la misma hora puede facilitar que nos durmamos antes.

3. Que el ambiente antes de dormir sea relajado

En primer lugar, la habitación en la que durmamos debería cumplir algunos requisitos: ser oscura, fresca y silenciosa. Especialmente en lo que respecta a la exposición a la luz, esta puede hacer que nos cueste más dormirnos, por lo que resulta recomendable evitar el uso de las pantallas justo antes de acostarnos.

Además, puedes utilizar cortinas y/o persianas, si dispones de ellas, para que la habitación sea más oscura. Si lo necesitas, también puedes adquirir tapones para los oídos u otros elementos que puedan hacer del ambiente un lugar fresco, oscuro y silencioso, como un ventilador, por ejemplo.

También puede ser una buena idea para dormir con mayor facilidad el hecho de usar técnicas de relajación o darte un baño.

4. Técnica de respiración diafragmática

En la respiración, el diafragma juega un papel clave. Se encuentra debajo de los pulmones y está también conectado al abdomen. La respiración diafragmática consiste así en llenar los pulmones desde la zona más baja, en las costillas.

Si padecemos de ansiedad, puede que nuestra respiración sea más superficial y estemos respirando con la zona alta de los pulmones, en el pecho. Si podemos revertir esta forma de respirar, lo más probable es que descansemos con mayor facilidad.

5.  Limitar las siestas

El verano puede habernos creado esta costumbre tan gustosa de dormir una siesta sin alarma cada día. Sin embargo, esto podría ser contraproducente para descansar bien por la noche. Es por eso que, si haces una siesta, esta no debería superar los 30 minutos (a no ser que tu horario de trabajo sea nocturno y duermas por el día).

6. Contar con un buen colchón

Aunque un buen equipo de descanso no hará magia, desde luego que puede ser la diferencia entre dormir bien y dormir no tan bien. Por eso te recomendamos que no alargues más tiempo del necesario ese colchón viejo que te acompaña cada noche y busques uno nuevo que pueda adaptarse a tus necesidades y ayudarte a dormir con facilidad.

¿A qué esperas? El otoño viene con cambios que pueden tener algunas consecuencias negativas, pero puedes revertirlos. ¡Echa un vistazo a nuestro catálogo y vuelve a dormir como un bebé!