5 tipos de yoga y cuál elegir para mejorar el descanso

Ago 30, 2021 | DEPORTE Y BIENESTAR, TE ACONSEJAMOS | 0 Comentarios

La actividad frenética a la que estamos acostumbrados en nuestro día a día nos impide en muchas ocasiones descansar como es debido. Así, suele ocurrir que, cuando vamos a dormir, el estrés, la ansiedad y las preocupaciones nos quitan el sueño, literalmente hablando.

Por ese motivo, cada vez más se recomienda mantener una rutina saludable que incluya la realización de ejercicio físico. Actualmente, una de las actividades más en auge es la práctica del yoga. Esta palabra que procede del sánscrito significa unión y es una disciplina proveniente de la India que está muy relacionada con religiones como el budismo o el hinduismo.

 ¿Qué es el yoga?

El yoga es una disciplina que se lleva practicando desde hace miles de años. Si bien en un principio era un método de unión o acercamiento a los dioses, en la actualidad su fin es conseguir la relajación necesaria que permita conectar nuestro cuerpo con nuestra mente.

Tipos de yoga para mejorar el descanso

Aunque parezca una práctica sencilla que no necesita de mucha experiencia, existen varios tipos de yoga que presentan cierta dificultad técnica. Por ello, si estás interesado en practicar yoga para mejorar el descanso, te mostramos algunos de ellos para que elijas el que mejor se adapte a tus necesidades.

1.- Hatha yoga

Este tipo de yoga es el más popular y el que suele practicarse en los gimnasios o centros deportivos cuando nos iniciamos en dicha actividad. Básicamente, incorpora ejercicios para mejorar la flexibilidad y la fortaleza física.

A través del Hatha yoga, se aprenden las posturas básicas y la forma correcta de respirar. Aunque sus movimientos son la base de otros tipos de yoga que pueden presentar mayor complicación, es una buena opción para adentrarse en esta práctica.

2.- Kundalini yoga

Según la cultura hinduista, el Kundalini es una energía que se encuentra aletargada en nuestra columna vertebral y constituye el primer chakra. Cuando se activa, la energía se traslada a través del resto de chakras de forma que se puede alcanzar la plenitud personal.

La práctica de este tipo de yoga nos ayuda a conectar y además favorece el desarrollo de actitudes que nos llevan a conseguir el equilibrio personal. Es una opción ideal para personas que necesiten relajarse y liberar el estrés del día a día.

3.- Ashtanga yoga

Este tipo de yoga es uno de los más aconsejados para aquellas personas que necesitan algo más de movimiento. También se conoce como el yoga de las ocho partes y se diferencia de otros tipos de yoga por el uso de la sincronización de la respiración con el movimiento.

Trabaja la fuerza y la resistencia, lo que hace que sea uno de los tipos de yoga más completos, porque aúna varias técnicas en una sola. Si eres una persona dinámica que necesita quemar energías, este estilo te puede interesar para mejorar el descanso.

4.- Yoga aéreo

Consiste en la realización de los ejercicios estando suspendido en el aire. Al realizar la actividad, no existe ningún obstáculo que impida la movilidad de nuestros músculos y articulaciones, ya que no hay contacto ni con el suelo ni con la pared.

Su práctica mejora la flexibilidad, la tonificación muscular y la resistencia. Por eso, es muy apropiado si, por ejemplo, se padecen dolores de espalda. Al igual que los diferentes tipos de yoga, durante sus sesiones se logra eliminar cualquier rastro de nerviosismo y ansiedad para poder conciliar el sueño fácilmente.

5.- Iyengar yoga

Este estilo de yoga se caracteriza por la alineación. La mayor parte del tiempo que duran estas sesiones se dedican a corregir y mantener la postura correcta del cuerpo. Para ello, se utilizan accesorios como almohadas, mantas o sillas que sirven de apoyo para conseguirlo.

La ventaja del Iyengar yoga es que se tienen muy en cuenta las peculiaridades y necesidades de cada caso particular. Por ello, también es una práctica terapéutica en la que el riesgo de lesiones es mínimo.

En definitiva, cualquier tipo de yoga ayuda a relajarnos y a sentirnos bien con nosotros mismos. Ahora que ya conoces los beneficios que los diferentes tipos de yoga pueden aportar a tu descanso, ¿Te animas a probar alguno de ellos?